Rogelio-Polesello.-Hexagono-1974-1975

Una exposición que reúne 120 pinturas y acrílicos de Rogelio Polesello (Buenos Aires, 1939-2014), desde fines de los años 50 hasta mediados de los 70, se inaugurará hoy 26 de junio en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), a un año de la muerte del artista, figura central del arte y la cultura argentina del siglo XX.

La muestra “Polesello joven” busca saldar una deuda pendiente en el estudio de su desarrollo artístico haciendo foco en los años fundacionales de su trayectoria y en categorías aún poco estudiadas, como su adscripción a la tríada arte-diseño-industria, planteando múltiples relaciones entre artes plásticas, arquitectura, diseño, cine y moda.

El montaje realizado por RotulArte consta de numerosos textos de curaduría que se realizaron ploteados en diversos colores y se colocaron cuidadosamente en las paredes del museo, cédulas de obras y un gran mural fotográfico realizado en vinilo autoadhesivo mate y montado directamente sobre la pared. También realizamos la pared principal con el Título de ingreso a la exposición,

Mural Malba Polesello

La exposición

Polesello joven se despliega en cinco núcleos expositivos. Comienza con la obra temprana: monocopias, tintas, témperas y óleos de los años 1958 y 1959, de abstracción geométrica. El
segundo núcleo continúa con obras de gran formato de principios de los años 60, entre las que se destacan sus primeras experimentaciones con pistola de aire y chapas que Polesello usa como matrices para generar la vibración del color en abstracciones más libres. Aquí se incluye un mural de cinco metros, Signos de arena 1960/6 (Colección Antonio Morello), nunca antes exhibido.

El tercer núcleo abarca los años 1964-1966 con pinturas, en torno a la obra que exhibe en la II Bienal Americana de Arte, Industrias Kaiser (Córdoba, 1964), el premio Esso (Washington, 1965)
y la 8ª Bienal de San Pablo (1965). También es una época en las que se mueve libremente entre la pintura, el diseño gráfico, textil y de objetos. Aquí se verá una vitrina relacionada con sus
tapices para la Galería del Sol y diseño gráfico para publicaciones como El arte del tejer, Tiempo de Cine, afiches y catálogos de arte.

En el cuarto núcleo, que se inicia en 1967, se exhiben sus primeras obras realizadas en acrílico tallado -principalmente lupas-, que funcionan en el espacio deformando sus propias pinturas. Sus
búsquedas pictóricas se centran en el color y en la deformación de la imagen, de forma más sintética. Durante este período se destacan sus exposiciones individuales en el Museo de Arte Moderno de Bogotá y en el Museo de Bellas Artes de Caracas.

Por último, se ven sus experimentaciones vinculadas al espacio y a la participación del espectador con grandes placas de acrílico tallado –transparentes y de color-, columnas y blocks (cubos), con
múltiples tallas cóncavas y convexas. En palabras de Casanegra: “El hallazgo del material (polimetacrilato) le fue propicio para conjugar otro elemento central en su poética: el fenómeno óptico”. Para este último sector, el montaje está basado en el estudio de las puestas que el propio Polesello diseñó para sus exposiciones individuales en el Centro de Artes Visuales del Instituto
Torcuato Di Tella (1969) y en el Center for Inter American Relations de Nueva York (1973), que se destacaron por su masiva convocatoria y repercusión en la crítica.

Fotos crédito de: Malba / Pablo Jantus ARSOmnibus

WhatsApp chat